Nuevo paso a paso Mapa challas

8 acercaba a lo potencialmente europeo para alcanzar una diferenciación de lo criollo-popular. Un aspecto constante fue que los teatros siempre se caracterizaron por ser espacios de exhibición, tanto en aquellas presentaciones para la inscripción sociedad como en recintos más modestos, donde la fascinación por lo espectacular llevaba aparejada una oportunidad de otear a los demás, de mostrarse y de encontrarse. Esto marcaba indeleblemente a los espectáculos con una connotación imperdible en el calendario y en la vida de las ciudades. Ahí están las viejas costumbres propias de la plaza pública, donde los asistentes al Teatro Municipal de Santiago acudían a las funciones bajo un fiel comportamiento establecido para ser vistos y admirados 9. El ostentación podía resistir a ser más importante que la obra misma que se presentaba. La función del teatro como espacio primordial de apreciación artística se instala en Chile al conservarse el siglo XX. Para esa vencimiento, sin embargo existían teatros de gran capacidad, con aforos de más de mil personas en Valparaíso, Santiago, Concepción, Copiapó y Talca. Y la renta del país llegaba especialmente preparada para el cambio de siglo, con unos cuarenta salones de espectáculos, baratos y cultos, habilitados en Santiago, una ciudad, por ese entonces, con cerca de habitantes 10. A la momento que se construyen teatros en los centros urbanos, estos se convierten en un requisito de civilidad y progreso, propio de las grandes ciudades modernas de Oeste. Es Campeóní como las plazas de armas de diversas ciudades de Ají contemplan entre sus edificios principales, unido con el teatro, el edificio divulgado y 9 Op. cit. Piña, pp Op. cit. González & Rolle, p el templo católico, un almacén, individuo o tal oportunidad más restaurantes y posadas, y en algunos casos un mercado 11. La actividad de apreciación artística Cuadro aún hegemonizada por los teatros 12. Al no acaecer Radiodifusión ni tv, la mayoría de las expresiones musicales, teatrales y de la danza se daban en este espacio. Es más, en el teatro nace el embrión de lo que se puede Concretar como industria cultural, poco que sucede en la medida que exista un público masivo que se convierta en consumidor, más que productor 13.

141 y melipillanas aún seguían saliendo a su avenencia. Sólo con la supresión del teatro mismo, se ocasionaría un estropicio sustancial del vínculo social y del sentido de comunidad en Melipilla. Este desmantelamiento social del teatro ocurrió en gran parte durante las décadas de 1980, bajo la dictadura marcial, y 1990, durante los gobiernos locales democráticamente electos. Pudiendo resultar hasta curioso que la período de redemocratización chilena sea entendida en esta investigación como un período en que el vínculo social se mantuvo dañado una ocasión que la dictadura militar abandonó el poder. Como en la decenio de 1990 no hubo un diálogo ni una Billete social sustancial en pos de un espacio cultural de coincidencia, ni ni se construyó un teatro divulgado o un centro cultural y los polideportivos no fueron buenos sustitutos, formas de Décimo y apropiación ciudadana no encontraron suelo fértil para emerger.

4 El traje es el convencional de los jefes indios norteamericanos: turbante de plumas que les llega a los talones, blusas y pantalones de un solo color, adornado con franjas y mostacillas, zapatillas deportivas. El brujo de los Pieles Rojas no luce turbante. Lleva un gorro de piel de conejo que remata en la frente con dos cachos.

Estos daños deben estar cubiertos por pólizas de seguros individuales que consideren tanto el perfectamente comprado como el porcentaje del correctamente global asociado según la tabla de prorrateo del Reglamento de Copropiedad. Le recomendamos que su seguro asociado al crédito hipotecario incluya la protección contra sismo o lo contrate usted directamente. Con ello estará protegiendo su inversión. Humedad del primer año: En la construcción de su departamento se han empleado materiales que en Caudillo dificultan el paso del agua desde el foráneo hasta su propiedad. Sin bloqueo Campeóní como no es tratable que ingrese agua desde afuera, siquiera es acomodaticio que salga la humedad generada al interior de su departamento hacia el extranjero. Durante la construcción del Edificio, se ocupan mayoritariamente materiales que contienen grandes cantidades de agua en su preparación, por lo que es importante durante el primer año respaldar el secado de los muros, papeles murales, ventanas, etc. Este es un proceso lento, luego que los materiales se encuentran saturados de agua y la humedad tendrá que salir en un 100%, pero si Usted ventila diaria y prolongadamente su vivienda podrá eliminar prácticamente la totalidad de esta humedad. Condensación: La condensación es un fenómeno natural inherente a la actividad humana en el interior de la vivienda, que consiste en la transformación del vapor de agua (estado gaseoso) en agua (estado deducido), y se produce cuando la humedad en el aire choca con una superficie que se encuentra con una temperatura más descenso que es convocatoria Temperatura de Rocío. Este es un engendro que ocurre en toda vivienda y generalmente en zonas donde no hay una adecuada ventilación, como antes de las camas, cortinas, muebles, en encuentros de muros y esquinas de cielos, etc. El problema es muy dócil de detectar porque en esas zonas el pared está mojado e incluso puede gotear, llegando a tal punto de confundirse con una posible filtración proveniente desde el exterior. El problema de la condensación se ve acrecentado

7 Chunchos La palabra Chuncho en Aymara denomina al nativo de la selva. Los habitantes del Altiplano, cuando en las tardes amenaza la tormenta, o luego que ella ha cesado, dicen: Los Chunchos están peleando. Ellos manifiestan la creencia que la zona oriental del Altiplano, es opinar, la zona selvática, está habitada por Chunchos, quienes viven en constante lucha unos con otros, lo cual tiene su origen en los manglares tropicales de la Amazonía Americana, habitados por tribus nómades que viven o vivieron en lucha frecuente.

A tal punto llegó el delirio durante este siglo por la ópera, que las escasas funciones de compañíFigura llegadas desde Europa marcaron un hito, no sólo porque ratificaban la existencia de un arte sublime y portentoso, sino asimismo porque sus primeras figuras provocaban un verdadero fanatismo y delirio en sectores que no podían almacenar su compostura en presencia de expositores de una disciplina considerada perfecta 64. Era Pimiento un país que aspiraba al arte europeo. El historiador Lautaro Núñez, lo describe Vencedorí: durante los decenios entre los presidentes Prieto y Pérez se logró una cierta estabilidad política que le permitió a la élite promover nuevos valores educativos, del arte, la cultura y las ciencias, a raíz de ese espíritu del romanticismo que mantenía a los liberales y conservadores siempre alertas a las novedades desembarcadas de Equivalenteís Con matriz cultural nos referimos al universo simbólico que permite, en opinión de Berger y Luckmann, que ( ) todos los significados objetivados socialmente y subjetivamente reales, toda la sociedad histórica y la Acontecimientos de un individuo se vean como parte de ese universo. Es en él donde se legitiman los pilares de una determinada forma cultural, que será medida y medidor, contenedor y expulsor de lo cultural en determinado ámbito de tiempo. Al respecto, Berger, P. & Luckmann, T., La Construcción Social de la Realidad, Buenos Aires, Amorrortu, 1983, p Para profundizar aún más en este concepto se recomienda revisar: Mandoki, Katya, Prácticas e Identidades Sociales, Madrid, Siglo XXI, 2006, pp. 87 y ss. 64 Al respecto: Cánepa, Mario, La Ópera en Ají, Santiago de Ají, Editorial del Pacífico, 1976, pp Núñez, Lautaro, La aprobación de la diversidad cultural o el difícil arte de escuchar en La construcción cultural de Pimiento, Valparaíso-Chile, Ediciones Consejo Na

134 Tomando en cuenta esta clasificación, se puede sostener que este tomo está situado en el nivel microhistórico. En fin, se buscaron identificar las razones del declive y desaparición de los teatros en Melipilla, a través del influjo de los amplios procesos de cambio social y las formas particulares en que los melipillanos, durante el siglo XX, hicieron frente o se adecuaron a dichos cambios sociales. La lógica causal del nivel microhistórico, en el cual un proceso amplio condiciona el devenir de una comunidad particular, es especialmente evidente para el caso melipillano con la aparición del primer teatro del siglo XX. En propósito, el surgimiento del primer teatro melipillano estuvo más acertadamente combinado al proceso internacional que significó el gran pantalla, aunque fuera como ampliación tecnológico con la masificación del biógrafo y como desarrollo de una nueva forma de representación artística, es opinar, lo que ahora se denomina comúnmente como séptimo arte. Pues admisiblemente, se puede afirmar que el influjo del gran pantalla que aún era incipiente tuvo incluso mayor finalidad para la formación del primer teatro que el de la zarzuela, apartado dominante luego en el último cuarto del siglo XIX chileno. Figuraí fue descrito en el capítulo 1, en que los empresarios Francisco Lueje y Ramón Roza, dueños del Biógrafo Royal, al ampliar sus instalaciones de calle Valdés, dieron origen al Teatro Apolo. Adicionalmente, este teatro generado gracias a la novedad que representaba el gran pantalla, tuvo un predecesor durante el siglo XX, a enterarse: el Biógrafo Transiberiano, que estando sólo de paso por Melipilla, proyectó filmes durante el año 1907 en la Plaza de Armas de la ciudad. La preponderancia del séptimo arte, asociado a los teatros, fue central para el caso melipillano a lo prolongado de toda su historia. Tanto Campeóní, que al último teatro de la ciudad se le denominó, por parte de su dueño José Massoud, Cinema Palace.

La idea de Mesa Cuadro que, en caso de tener éxito, se pudiera iniciar un festival de cinema en Melipilla. La verdad fue otra y dicho festival nunca se materializó. El gran pantalla chileno no iba a llenar por aquellos abriles las más de mil aposentaduríVencedor del Palace, y ni lo haría una cartelera cada vez menos atractiva y actualizada. El esplendor de décadas atrás quedaba en recuerdos. El festival Buscando la Mejor Voz y Conjuntos de la Zona no obstante no ostentaba figuras ni aspirantes de nivel. Igualmente, la convocatoria Bancal amplia, pues de diferentes localidades llegaban para apoyar a sus representantes, aunque más que pasmo, los shows provocaban risas, tanto como los premios que constaban de canastas básicas para el hogar, donde abundaba el papel higiénico, los tarros de jurel y las cajas de fósforos. Para fines de los ochentas, el Palace no atesoraría ningún atisbo de su gloria. Graduaciones de colegios, funciones especiales de navidad de empresas, una programación de dudosa calidad y peores condiciones de sanidad contribuyeron a su cerrojo paulatino. Las posibilidades del entorno siquiera eran alentadoras: si la tele abierta y el VHS habían inflingido duras puñaladas, la tv por cable y la consolidación de video clubes, además de la posterior piratería, harían del Palace una bóveda. Siquiera sería el único. En otras ciudades del país los antiguos teatros y cinematógrafos entre aqui vivían lo mismo, siendo cerrados o reconvertidos en templos evangélicos y ferias artesanales. Y el centro cultural, o el teatro? Ni aparecerían por Melipilla. Las esperanzas estaban cifradas en la alegría que vendría con el fin de la dictadura militar, de la mano de un esperado renacer cultural

93 en medio de una verdadera batalla lícito y política. No fue manejable amotinar tamaño edificio. Ganadorí queda de manifiesto en la crónica del diario El Labrador, donde el periodista, un desconocido que firma con las iniciales de S.O.S. escribe de la digna presentación que confirma que pese a problemas suscitados a última hora en relación al funcionamiento de este gran pantalla, por razones legales, el sabido comprendió el esfuerzo de José Massoud y le brindó incondicionalmente su apoyo 217. La empresa de los teatros hasta 1968 en Melipilla había sido una iniciativa en búsqueda de ganancias en cada individuo de los espacios que se habían alto. Si admisiblemente el Serrano tenía una salvaguarda en sus concesiones, en cuanto al uso de la sala para fines sociales, estos eran en díFigura acotados y no de guisa permanente. Cuadro el teatro o séptimo arte, finalmente, un negocio y podía funcionar acertadamente, siempre que se dieran ciertas condiciones. Massoud estaba al tanto de ellas por su accidentada experiencia en el Teatro Serrano. Sabía del atractivo que presentaba el cine mexicano y que fácilmente se podía meter en una sala a miles de personas, pero necesitaba un punto de mayor envergadura. Toda la lapso de 1960 le daba la razón para abrazar esta idea. En Melipilla se proyectaron películas en el pabellón del Cuerpo de Bomberos, en la Escuela Parroquial, se realizaban obras de teatro en el Serrano y en otros recintos menores. La acceso de Civilización popular Cuadro creciente y la pequeña ciudad no Bancal ajena a ello. Al teatro de Plaza de Armas acudía toda la pubescencia en investigación de sus astros favoritos. Las muchachas rayaban sus bolsos del colegio con los nombres de los ídolos de entonces y soñaban con las estrellas de 217 El Labrador, 20 de octubre de Hollywood y México. Unidad de los medios para conectarse con ese mundo Bancal la revista de séptimo arte Ecran, que para mediados de los sesentas llevaba más de tres décadas en la calle, y se le sumaba Ritmo, una publicación rozagante que por largo tiempo fue la más comprada del país.

Junto a reseñar que dicho escalafón Bancal el último de la índice en cuanto a comodidad, día de las cintas y aprovisionamiento. Al aludido patrón esto no le importaría en demasía. Por esos mismos días sin embargo construía un edificio para la radioemisora Ignacio Serrano y para lo que se anunciaba como un nuevo teatro. El edificio constaba de tres pisos, alojando una sala con mil butacas para la platea, 300 aposentaduríFigura en Sala, camarines, cloruro sódicoón de té, estudios de vídeo, oficinas, máquinas de proyección de última engendramiento, todo bajo la conducción de la arquitecto María Cristina Schnordt, el constructor Sergio Torrealba, el ingeniero calculista Enrique Muñoz y la mano de obra de 32 obreros. Una momento llegado octubre de 1968, el nuevo cinema-teatro comenzaría a desplazar al Serrano velozmente, repitiendo la historia entre el Serrano y el Esmeralda, aunque esta ocasión con más complejidades. Octubre, el mismo mes que había pasado salir al Serrano en 1933 adivinaría el vamos a la decadencia de la quimera de los De la Presa. El Agrupación folklórico Los de Ramón durante mayo y, meses posteriormente, el Primer Evento Estudiantil de 1968, que en cuatro fines de semana reunía a colegios de la zona, fueron los últimos espectáculos que vieron prender sus luces durante un buen tiempo. Massoud se mudaba a la calle Ortúzar, entre Manso y Riquelme, alrededor de el sur de la Plaza de Armas de la ciudad. Allí inauguraría el Séptimo arte Palace, pero sin dejar el Serrano Vencedorí como Vencedorí. 215 El Labrador, 20 de marzo de

Tras ello, los menores se dirigieron al Palace. En las aledaños, los esperaba un desfile de abrigos de piel que los niños de la cuadra se sorprendían de ver. El séptimo arte, erguido al borde de un canal, se transformó esa tarde en un castillo de la ingreso sociedad Específico que esperaba sentada cuando la fila de cabezas rubias subió al decorado. El conocido, silente, escuchó las tres partes de un espectáculo donde interpretaron obras de Schubert, Mozart, canciones folklóricas austríacas y alemanas. La impresión de los asistentes no pudo ser mejor reflejada por el boletín local: Con este espectáculo, Melipilla se pone al nivel de las grandes ciudades del mundo 260. Es que la ciudad tenía aspiraciones y el país incluso poseía las suyas. Un poco exageradas, ciertamente, porque el club melipillano Ignacio Serrano anunciaba su interés en contratar a Leonel Sánchez y Rubén Marcos 261, y Colo Colo decía encontrarse ad portas de enrolar a Pelé en su equipo. Cero raro en el contexto de un chauvinismo de las dictaduras latinoamericanas, que contrastaba con la crisis económica producto del alza del petróleo y la caída del dólar. Fueron díFigura en que irrumpieron los Chicago Boys y se inició la implantación de un nuevo doctrina económico para Pimiento con el presentación del Software de Empleo Mínimo 262, que contrataba mano de obra permuta para 260 El Labrador, 11 de mayo de Jugadores del equipo de fútbol de la Universidad de Ají, conocido como el Ballet Cerúleo y de la selección chilena. 262 Instaurado en 1974, al inicio de la dictadura, el PEM (Aplicación de Empleo Imperceptible) se extendió durante casi todo el resto del régimen. Se estima que los sueldos de los trabajadores adscritos al PEM no alcanzaban a un salario mínimo de esos años. Encima, no está claro si siempre se les pagó derechos previsionales o seguro de salud a

85 la Vida Pasión y Homicidio de Nuestro Señor Dios pasó en matiné, a tablero vuelto. Llenos de devoción, los espectadoresfeligreses pasaron de la congoja por la crucifixión a las risas, porque minutos a posteriori comenzó el show de Manolo González, humorista estrella del momento, que presentaba esa misma tarde al cantante Osvaldo Gómez, a Los Huastecos del Sur, las Hermanitas Heredia y a un joven Daniel Vilches. Tras eso caldo el cerrojo del que nadie tenía certeza respecto a cuánto tiempo demoraría. Se hablaba de unos meses 202, pero sería mucho más. En tanto, Demetrio Pérez se había ido con sus maletas a Maipú donde tomó a su cargo un teatro en mejores condiciones. Se acabó el cinematógrafo, llegaron a pensar algunos. Sin bloqueo, el Cuerpo de Bomberos había competente su recinto para la proyección de películas, obteniendo la venia del municipio mientras el Serrano estuviera en arreglos. Y, para mayor entretenimiento y sorpresa, ese año siquiera se iría sin música, pues la noche del 23 de septiembre cloruro sódicoía al flato la primera Radiodifusión melipillana, convocatoria Ignacio Serrano, en el dial CB 54 en Amplitud Modulada. El propietario de la época era José Massoud Sarquis, un empresario de origen árabe, hijo de Ceferino Massoud y Rosa Sarquis, quien por ese entonces contaba con renta forjado en cojín al rubro microbusero. Fue él quien levantó esta nueva iniciativa de la mano de colaboradores como Rubén Alvear Jarpa y Víctor Marín Calquín, ambos hombres ligados al periodismo, sin bloqueo, con visiones muy distintas de esta empresa. El inicio de la radio fue un éxito total. En un Específico de calle Ugalde con Ortúzar montaron los estudios y a los pocos me- ses la época no obstante se había consolidado para un sector tan amplio que iba desde Casablanca en el meta a Rancagua hacia el sur, llegando al poniente en las cercaníVencedor de San Antonio y a Talagante en su dirección oriente.

18 una escuela fiscal se arruinaron hasta los cimientos, estimándose en más de doscientos mil pesos las pérdidas sufridas en esta plaza por el Fisco 51. Para el año 1907 Melipilla en su radio urbano tenía una población aproximada de 6 mil personas 52, repartida entre la ciudad y un vasto campo, donde lo urbano estaba circunscrito a menos de 10 hectáreas al interior de las calles Vicuña Mackenna, al ideal; Manso, al sur; Pardo, al poniente y Corregidor, al oriente. Por allí, su principal avenida era Vicuña Mackenna, luego que en ella estaba la etapa de trenes, que por estos años tenía conexión a Santiago, agregándose luego San Antonio, Ibacache y Curacaví. Todo lo que estaba fuera de este rectángulo correspondía a caseríos, chacras, grandes haciendas donde los campos mostraban cultivos de cereales y el verde de una fisonomía plagada de árboles, arbustos, canales y esteros. Lo único fuera de estos límites, pero que se ligaba a la vida citadina, Bancal el hospital, el cementerio, el parque municipal y la cancha de El Llanura, al sur de la ciudad. A pesar de que hoy esas dimensiones se puedan considerar pequeñas, Melipilla Cuadro comienzo del área del mismo nombre y pertenecían a su jurisdicción las zonas de Culiprán, Loica, El Monte, Alhué, San Antonio y Curacaví. Así, desde estas localidades debían personarse a Melipilla para sus trámites 51 Rodríguez, A. & Gajardo, C., La catástrofe del 16 de agosto de 1906 en la República de Pimiento, Santiago, Imprenta, Litografía y Encuadernación Barcelona, 1907, p Según el censo de 1907, en el Melipilla urbano vivían personas, siendo mujeres y hombres. En tanto, en el Melipilla rural vivían 5.668, con hombres y mujeres. Al respecto, véase: Comisión Central del Censo, Memoria: presentada al Supremo gobierno por la Comisión del Censo, Santiago de Chile, decenas de personas.

Nadie murió en el sitio, sí en Melipilla, donde se registraron dos fallecidos. Santo Antonio, Rengo, Alhué y Melipilla fueron las ciudades más afectadas del país. El total de damnificados alcanzó las personas. Con avenidas y barrios totalmente destruidos, la calle Ortúzar Bancal una postal de la devastación. Prácticamente no quedó edificio en pie. Unidad de ellos fue el Palace, elevado sobre una estructura de ladrillos y concreto, apenas había sufrido la caída de cinco planchas de plumavit del cielo apócrifo y la rotura de un ventanal del foyer. Seguidamente, la comuna se hizo acreedora de la solidaridad nacional e internacional, con campañTriunfador como Ají Ayuda a Chile, que en una cautiverio televisiva guiada por el animador Mario Kreutzberger recolectó cientos de toneladas en ayuda. No obstante, aquella historia sería desafortunada. El pillaje, el robo y la ineficiencia en la entrega de los enseres y fondos, hizo que el mismo Kreutzberger prometiera nunca más ayudar a Melipilla. Pinochet, desde La Moneda, descabezó la Gobierno Provincial reemplazando al Representante. La ciudad tomó tiempo en reconstruirse y nunca lo haría del todo, creciendo en forma poco armónica en términos urbanos y arquitectónicos. El Teatro Serrano sufrió un duro golpe con el terremoto, sin embargo que si antaño de él parecía difícil que se refaccionara, a posteriori sería inasequible. Acontecería a la índice de los inmuebles para traicionar y hacer caja por parte de la Municipalidad. Muy lentamente la ciudad se fue reconstruyendo y el Palace siguió funcionando y lidiando con el temor de una población en pánico por las réplicas y la serie de rumores que corrían sobre la eventual aparición de un cataclismo. Mejor era quedarse en casa, pues ya existía la posibilidad de ver cintas en el hogar. En la mis

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *